Esther López García

 En Desde un corazón escuchante

Reconozco que cuando asisto a un curso nunca puedo, ni quiero, olvidar que soy la directora de la Escuela Marcelo Macías. Siempre estoy atenta a buscar lo mejor para nuestros alumnos.

A pesar de que la temática del taller El secreto de la PersuaCCión (cómo hablar en público de forma persuasiva) no está entre mis preferidas Marcelo ha conseguido que su taller quede entre los mejores que he hecho y no han sido pocos.

Su puntualidad, su saber hacer, su profesionalidad, su empatía y especialmente su cercanía y humildad han logrado en mi persona otra manera de enfrentarme a las situaciones difíciles para mí, como es la de “hablar en público” en una charla, conferencia, etc.

Una vez realizado el  taller me he dado cuenta de que había perdido parte de mi miedo y me ayudó a estar más tranquila y afrontarlo con más naturalidad. Creo que eso es bueno para mi desarrollo profesional y para mi empresa pero sobre todo creo que es muy bueno para mi desarrollo como persona.

Mi deformación profesional me ha llevado a concluir que en los talleres que imparte Marcelo tan importante como la parte que conquistas, es la que pierdes (él aclararía que el miedo no se pierde sino que tienes que vencerlo enfrentándote).

Me llamó la atención ver que habiendo en el grupo personas que sin tener que superar la dificultad que para mí tenía hablar en público estaban igual de entusiasmados que yo misma.

Más sorprendente fue aún escuchar que sus detonantes de satisfacción fueran parecidos a los míos, aunque sus causas fueran diferentes.

No sé si es profesionalidad, don natural o técnica (quizás una combinación de todas) pero creo que Marcelo es capaz de hacer que cada persona que entra en uno de sus talleres, independientemente de su punto de partida, se acerque a su mejor versión. A esa que todos llevamos dentro pero que los avatares de la vida suele abotargar, lo que provoca que se la extrañe más que se la disfrute.

Otro de los valores del taller es que como los asistentes estamos en la tarea inconsciente de sacar nuestro mejor yo, acabamos por conocer personas que valen mucho la pena. Nuestro grupo aún sigue manteniendo el contacto por diferentes cauces.

A pesar del esfuerzo de tener que asistir sábados, algunos del mes de diciembre (¡ya te vale!), a pesar del sueño y de los nervios, que también los hubo, todos nos entristecimos mucho cuando el taller llegó a su fin.

Este es un taller que te deja bien para una buena temporada y en el que disfrutas por que es capaz de conectarte con tu mejor yo, pero también es un taller que te convierte en un profesional más seguro, influyente y persuasivo.

Fui escéptica buscando lo mejor y lo mejor encontré.

Esther López García.

Directora de la Escuela Marcelo Macías.

Convocatoria abierta El secreto de la PersuaCCión, pincha [aquí]

Entradas recomendadas

Dejar un comentario