A buenas horas, mangas verdes

 En La cita de la semana

Me aventuro a pensar que todos tenemos en nuestro entorno quien ofrece su ayuda cuando esta ya no tiene sentido u oportunidad. A buenas horas, mangas verdes es una expresión que se aplica a quien llega a destiempo, cuando ha pasado el momento y resulta inútil su auxilio.

El origen de la frase se sitúa en el siglo XVII en el que cuando los cuadrilleros de la Santa Hermandad eran requeridos, casi nunca llegaban a tiempo para desfacer el entuerto o capturar a los malhechores. La soldadesca vestía uniformes con mangas verdes, de ahí nace la irónica e impaciente exclamación.

Entradas recomendadas

Dejar un comentario